lunes, 25 de enero de 2016

JUGOSO JAMÓN DE YORK EN APERITIVO


Hola a tod@s!!! 

Venimos de fechas en las que nos hemos pasado en la cantidad de comida, por eso quiero dejaros hoy algunos aperitivos sanos donde podemos usar el jugoso jamon de york, yo desde hace mucho tiempo utilizo la marca Campofrío y quería compartir ese "secretillo" con vosotr@s.


Canapés de jamón york y piña



Hoy nos centraremos en los rollitos de la derecha de la foto, para ellos necesitaréis jugoso jamon de york, una lata de piña en su jugo, una cucharadita de mayonesa y unas rebanadas de pan de molde sin corteza.
Cortaremos las rebanadas de pan en rectángulos de 3 cms de largo por 1 de ancho. Cortaremos las lonchas de jamón york por la mitad longitudinalmente y envolveremos los cuadraditos de pan de molde con las tiras que nos salgan. 
Cortaremos también en trocitos la piña. Pondremos encima de cada rollito un puntito de mayonesa y decoraremos con el trocito de piña. 
Si queréis podéis pincelar los rollitos de jamón antes de poner la piña con el jugo y tostarla con un soplete, queda un color doradito muy atractivo a la vista.

Os gustará mucho el contraste de la piña con el jamón y es un canapé diferente. 
Ya podéis ir anotando ésta receta para sorprender a vuestras parejas con un buen surtido de canapés el día de San Valentín.


Espirales de jamón york y queso




No os parece una monada la forma de presentar éstas espirales? 

Solo deberéis utilizar masa de hojaldre, jamón york de calidad y queso havarti, el resto lo dejo a vuestra imaginación.

En éste enlace podréis encontrar la receta completa para que no os perdáis ni un paso. 

Otra idea para el Día de los Enamorados que ya se acerca y necesitamos ideas para sorprender y enamorar.


Empanadillas de jamón york y quesito



Éstas empanadillas les encantarán a los más peques de la casa y solo necesitaréis un jamón york jugoso y una cajita de quesitos, aparte de las obleas para las empanadillas.
Cortáis el jamón york en cuadraditos y los quesitos a la mitad. Colocais en un lado de cada oblea unos cuadraditos de jamón y medio quesito, cerráis, pintáis con huevo y horneáis. De éste modo no absorverán tanta grasa como si las horneamos, quedarán igual de crujientes. 
Cuando estén doraditas las servís calientes y no les dará tiempo a enfriarse, os lo puedo asegurar.