jueves, 6 de noviembre de 2014

ROSQUILLAS DE ANÍS


Èsta receta tiene su historia que si me permitís os contaré....síiiii, seré breve...jejejee

Cuando yo iba al Instituto y tocaba hacer algún trabajo en grupo, íbamos a casa de un chico que se llamaba Andrés y su madre nos preparaba estas RIQUÍSIMAS rosquillas de anís para merendar. 

Bastantes años después nos volvimos a encontrar y le pedí esa receta porque os prometo que para mi es el mejor acompañamiento en una tarde de invierno con un buen café.

Una de mis abuelas también las hacía, pero desgraciadamente yo no llegué a probarlas.
Así que preparad un café y a degustar!!!!!!!



Ingredientes :

1 huevo grande
100 ml. de aceite de oliva suave
100 ml. de anís
100 grs. de azúcar
1 cucharadita de levadura química
350 grs. de harina

azúcar y canela en polvo mezclados para rebozar las rosquillas


Manos a la obra :

En un bol mezclamos el huevo, el aceite, el anís y el azúcar con unas con unas varillas manuales.
Añadiremos la harina y la levadura tamizadas e iremos mezclando con una espátula.

Dejaremos reposar durante una hora con el recipiente tapado con un paño seco.

Pasado el tiempo de reposo, nos engrasaremos las manos con aceite e iremos separando porciones de unos 25 grs.
Haremos bolitas y con ayuda de un dedo haremos un agujero en el medio estirando un poco la masa para hacerlo más grande.

Freiremos las rosquillas hasta que esten doraditas por los dos lados, yo frío en aceite de girasol que no se quema tan rápido y no deja un sabor muy fuerte.

Las pasaremos a papel absorvente y las rebozaremos en azúcar y canela.

Mmmmmmmmmm......ahora que ha empezado el fresquito, caen este finde seguro!!!!!